fbpx

Team Manager – Team Building, o el que implementa buen rollo y responsabilidad conjunta

¿Le puede interesar a alguien que conoces?

Desde el año 2003 vengo siendo consultor independiente en Marketing Digital para todo tipo de empresas y también para algunas agencias, pero nada tiene que ver el proceso y el día a día de un consultor autónomo con el de un ¨empresario¨. Hace algo más de dos años fundé mi primera empresa, una agencia de valor en Marketing en Madrid la cual vendí este año, y también este año fundé dos empresas más, otra agencia de Marketing Digital (esta vez en mi terreta alicantina) y un comercio electrónico enfocado en la venta de maletas que co-fundé con otro socio en esta ocasión.

En estos años he ejercido de Marketing Manager, de Contable, de Comercial, y como no de Team Manager. Para unos puestos estaba más preparado que para otros, la captación de leads no era problema pues llevaba no pocos años desarrollándola en distintos sectores, la generación de Branding… pero reconozco que no estuve muy fino en el plano de la generación de Equipo. De ahí que esta noche me decida a escribir este post, para compartir (conmigo mismo también a modo de ejercicio reflexivo) un poquito cuáles creo que fueron los puntos flojos en mi primera aventura empresarial.

Falta de una Comunicación constante y directa.

Yo no residía en Madrid, lo cual hacía que me desplazara, primero desde Alicante y más tarde desde Francia, al menos una semana cada mes. El teletrabajo es posible, yo lo he practicado prácticamente desde siempre, pero nada y digo nada, sustituye al trato humano y al contacto personal, el equipo se hace con los detalles del día a día en la oficina.

Rigidez en las normativas de empresa.

Una pequeña o mediana empresa que crece tiene infinitamente muchos menos recursos con los que ¨jugar¨ en comparación con los peces gordos del sector, pero también tiene una ventaja competitiva frente a los grandes, su alta y rápida maniobrabilidad.

Quizá fuera (seguramente fuera) la inexperiencia, pero una normativa en el día a día demasiado rígida puede resultar agobiante cuando una plantilla de tamaño pequeño o mediano no tiene unos roles 100% definidos y sí mucha polivalencia, algo muy positivo si no choca de lleno con condiciones de empresa grande.

Falta de Objetivos en común con el Equipo.

Manejar ciertos datos como si fueran un secreto de estado frente al propio equipo es un error tremendo, quizá la política no sea abrir de par en par las cuentas bancarias a cualquier compañero, pero sí hacer partícipe de la situación real de la empresa, porque ellos son también la empresa. ¿Cuánto cobramos por venta? ¿Qué clientes nos interesan más en base a los precios que manejamos? Son preguntas base que no deben saber sólo los directivos y los de Gestión Comercial, porque cuando se hace una buena labor de Team Manager o Team Building, cada miembro de la empresa, sin importar su rol interno, es un estupendo comercial.

El tiempo laboral es un recurso limitado, hay que invertirlo en los clientes / el producto, en la marca, en la gestión comercial, pero también en el propio equipo.

Un equipo formado es una empresa potente, es cierto que como comentaba antes en una pequeña o mediana empresa todos somos polivalentes, los esfuerzos del equipo son grandes y el tiempo laboral parece desaparecer. Pero siempre, siempre hay que encontrar y agrandar en la medida de lo posible un oasis para enriquecer a cada compañero, y por ende a la propia empresa.

Formación, formación, formación. Aquel que diga yo ya lo sé todo es o será un profesional caduco. Analizar las fortalezas y debilidades de cada compañero y potenciar o fortalecer con sesiones de formación internas o externas es siempre una garantía de calidad.

¿Y QUÉ APRENDÍ / QUÉ HICE?

Quise corregir todas estas carencias en mis nuevos proyectos, trabajé una reflexión propia para analizar en qué aspectos había fallado y por qué y quise corregirlo comenzando con buen pie en OJO al tráfico.

Una Comunicación total con cada miembro del equipo, grupos de proyecto donde todos podamos aportar en todo. Es cierto que esto es sólo aplicable en equipos no demasiado grandes, plantearlo con 45 personas en la oficina es complicado, pero ¡eh! somos pequeños, aprovechémoslo 😉

Normativas adaptables, porque las normativas que me gustan son calidad y enfoque, valor añadido, y cercanía en el trato. Todo lo demás es adaptable, al principio cuando fundé la agencia en Marzo teníamos un horario estándar de 9:00 a 14:00 y de 15:00 a 18:00, a los pocos meses varios compañeros hablaron conmigo y me dijeron que serían más productivos-felices con una jornada intensiva de 8:00 a 16:00, vi que tenían razón, que no suponía un sacrificio de cara a la atención con los clientes y que los objetivos se seguían cumpliendo, pero con más rapidez.

El Objetivo es común para todos, el objetivo es ser una agencia de Marketing Digital referente, es dar un retorno de la inversión positivo, es ofrecer valor añadido al producto, es ser lo más cercanos posibles con cada cliente. Esto es muy bonito pero llevado al plano personal de cada miembro del equipo se traduce en un aumento salarial, sin sorpresas, tenemos XX clientes, cuando lleguemos a XXX tendremos un aumento salarial de X.

Esto hace que el esfuerzo sea mayor porque notan y saben que la empresa no es algo externo, es todo lo que ellos hacen a diario lo que le da forma. Además convierte a todos en excelentes comerciales, o embajadores de la marca si preferís una expresión cool.

Formación, qué sabes, qué quieres aprender. Y para ello lo que hemos establecido es un espacio final todas las semanas para hacer una sesión de aprendizaje interno donde todos preguntamos y el especialista del campo en cuestión responde.

Además también invertimos fuerte cada pocos meses en cursos de formación externa, ahora mismo por ejemplo todos aprendemos con las clases magistrales de un profesional como Fernando Ferreiro. Pero en nuestra visión se enfocan especializaciones en SEO, SEM, Analítica, Idiomas…

Todo esto supone un esfuerzo, además de ser una actitud a adoptar por los Team Managers, requiere un esfuerzo económico por parte de la empresa. Pero merece la pena, llevamos siete meses de vida en OJO al tráfico, aunque como profesionales estemos aquí desde el año 2003, la marca lleva sólo siete meses en movimiento, y el volumen de clientes no ha parado de crecer, comenzamos con un equipo de cuatro profesionales y a fecha de 14 de Octubre somos siete profesionales, más tres colaboradores externos que aunque no están en nomina fija son parte activa del proyecto.

No es un mal crecimiendo, pero no es crecer por crecer, es crecer con botas que pesen y con buenos compañeros de viaje.

Team Manager – Team Building, o el que implementa buen rollo y responsabilidad conjunta

¿Le puede interesar a alguien que conoces?
Scroll hacia arriba